Mickey y sus hábitos para encontrar un propósito.

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo, recuerda que todo comenzó con un ratón”.

Hoy ese famoso ratón cumple ya 90 años desde el momento en que partiera en 2 la historia los dibujos animados y el cine, lo que poco se sabe es que realmente existió en la vida de Walt Disney, porque Mickey no era solo un personaje traído de su imaginación, fue una mascota que lo acompañó en los momentos más difíciles de su vida, cuando ni el mismo creía ya que sus sueños podían convertirse en realidad. Esta pequeña historia nos refleja dos hábitos que son fundamentales si realmente deseas encontrar tu propósito de vida, el estar atento, en presencia plena a lo que está pasando aquí y ahora, y el continuar con fe en lo que tu corazón tanto anhela ya está creado.


Si el primer Mickey viera hoy como es nuestro mundo, se encontraría con un lugar lleno de posibilidades y oportunidades para todos, pero también se daría cuenta de la gran competencia que tiene, y es que hoy los niños, jóvenes e inclusive los adultos tenemos múltiples alternativas para entretenernos, donde ya no necesitamos ir a ningún lugar, desde la comodidad de nuestras casas lo tenemos todo. Esta facilidad de acceso es única, y a su vez atrae otra serie de situaciones y es que nos centramos más en estas posibilidades de entretenimiento que en nosotros mismos, es decir que invertimos más tiempo en esas pantallas que en conocernos, experimentarnos e interactuar con nuestros seres amados. De esta manera nuestra creatividad se limita, porque ya nos están entregando todo, no tienes que imaginar nada y la voz de nuestro corazón que tanto ilumino a Walt en su camino, se ve apocada por los sonidos de nuestros audífonos con la última serie que estamos viendo.


No quiere decir esto que todas estas posibilidades de entretenimiento sean buenas ni malas, son posibilidades que hemos creado y que desde que Disney nos abrió la puerta a todos estos mundos con la llegada de Mickey se han venido desarrollando cada día a mayor velocidad. Lo importante es y en el contexto de nuestros niños, que logren diferenciar entre esa realidad que están consumiendo y su propia vida. En nuestro rol de guías es importante que les enseñemos la importancia de que ellos se conozcan a sí mismos, identificando sus emociones, pensamientos, entendiendo que cada acción en su vida tiene una reacción, y que vinieron a este mundo con un propósito que eligieron, el cual está alojado en sus corazones.


Las historias mágicas que vemos en series, películas y videojuegos, al estar creadas en un contexto representado, nos muestra a un personaje alcanzando logros de manera rápida y vertiginosa, queriendo cada vez más y más, sin saciarse nunca con los logros que alcanza. Y esta realidad la trasladan las nuevas generaciones a que todo debe dárseles de manera fácil e inmediata, sin adquirir una experiencia acerca de eso que quieren, ni pasar por un proceso de valoración y gratitud por lo que están viviendo. Pero en el momento en que por algún motivo esta realidad no funciona como si lo viven en sus videojuegos, experimentan frustración, desolación y muchas veces ese capricho les hace sentir deseos de no seguir viviendo o inclusive de atentar contra otras personas para desahogar su rabia.


Todas estas cifras alarmantes de suicidios y de asesinatos de parte de jóvenes e inclusive niños aun, son consecuencia de la poca atención que le han dado ellos al momento presente, en donde todas las cosas están ocurriendo y la puerta a las posibilidades está a la mano. Cuando fomentamos en ellos esa conexión diaria con su respiración, el sentir sus emociones, el escuchar su cuerpo y la importancia del dialogo para el entendimiento común, estamos a su vez enseñándoles a elevar el nivel de bienestar en sus vidas, a entender que el propósito que tienen para ellos está esperando a ser atendido, y que todo lo que deben hacer es estar en contacto con ellos mismos y con su corazón. Como nos lo compartió el creador de Mickey,

“todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad, si tenemos el coraje de perseguirlos”, y si trasladamos ese coraje a conocernos a nosotros mismos y a escuchar la verdad que habita en nosotros.


21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo